Historia

Idioma

13/12/2017 14:13:13

Ciudadanos

Usuario:Contraseña:Tengo certificado

header

menu

Historia

InicioAreasMuseo EtnográficoHistoria
 

Fotografías: Antonio Sánchez Miranda



Historia

La gestión para crear el museo parte del Ayuntamiento de Don Benito quien, en 1998 y tras la aprobación del Pleno de la Corporación, compra la casa que albergará la futura colección. La adquisición del edificio supondrá la garantía de su conservación y la puesta en valor de una obra patrimonial que de uso particular pasó a ser de uso colectivo. Sus peculiaridades garantizaban el soporte para la completa exposición.

Los objetos que han ido constituyendo la muestra fueron desde los primeros momentos donados o cedidos por particulares, tras la petición por parte de la Alcaldía de constituir un museo con la colaboración ciudadana. Las piezas aportadas, se expusieron por primera vez en la Casa de Cultura, con la finalidad de ofrecer al visitante el proyecto del futuro museo, el montaje fue concebido con objetos representativos de los trabajos más tradicionales y otros relacionados con el uso doméstico.

El sucesivo incremento de piezas a través de las continuas aportaciones obligó a un segundo traslado; desde el edificio de la Casa de Cultura, la colección pasó a las Escuelas del Ave María, de factura neoclásica construida en la década de 1920 por Emilio Camacho. La historia nos hace uno de sus quiebros, el mismo maestro y el mismo promotor, ya que fue Don Pedro Granda Calderón de Robles quién encargó la obra historicista del Ave María al maestro Camacho que sería la sede de las escuelas manjonianas de enseñanza gratuita en las primeras décadas del siglo XX.

Hasta fechas cercanas al 10 de febrero del año 2000, día de la inauguración del museo, la muestra continuó de forma temporal en el edificio del Ave María prosiguiendo con el incremento de piezas, consolidándose las bases para el futuro museo. La colección definitivamente montada desde entonces en su sede actual, responde a una tipología etnográfica muy variada, en cuanto a sus diferentes usos. Con un eje común, todas las piezas pertenecen al periodo cronológico preindustrial de finales del siglo XIX hasta mediados del siglo XX. Todas corresponden a una sociedad de ámbito comarcal de base económica agrícola y ganadera, con una población mayoritaria de jornaleros y aparceros, pequeños artesanos, comerciantes y una clase social burguesa de grandes propietarios y profesionales liberales. Por tanto, son el espejo donde contemplamos unos rasgos autóctonos muy diferenciadores con respecto a otras muestras etnográficas.

Estos rasgos propios, el interés que despertó en la sociedad su conservación y protección como distintivos de una época ya pasada, supuso el verdadero germen de la actual colección, protagonista de todo el funcionamiento del museo, que no queremos limitar a las clásicas actividades de conservar, proteger y difundir sino ampliar para conseguir un museo vivo, participativo, donde el objeto etnográfico se concrete para el público en documento, convirtiendo el concepto de museo tradicional –antológico y expositivo– en un museo didáctico más en la línea de las modernas teorías museológicas.

 

Rosa Cidoncha Martín de Prado

 

Proveedores

Gobierno Abierto

pie