Noticias

Idioma

16/12/2017 09:51:34

Ciudadanos

Usuario:Contraseña:Tengo certificado

header

menu

Noticias

InicioCiudadNoticias
07/12/2017
Lecturas: 96
La evolución del Escudo de Don Benito como Pieza del Mes de diciembre del Museo Etnográfico

Los escudos comenzaron con la Reconquista y era una de las maneras que tenían los reyes de agradecer los hechos heroicos que llevaban a cabo algunas personas, linajes o ciudades. Por esta razón, los apellidos no tienen escudo, como se suele creer, sino que son determinadas familias quienes los ostentan. Puede suceder, y de hecho sucede, que un hermano tenga un escudo de armas y otro no, teniendo ambos el mismo apellido. También se da el caso de que dos hermanos tengan escudo, pero distinto el uno del otro, como es el caso de los hermanos Alonso y Pedro Martín de Don Benito. -M.D. Cabezas de Herrera-"Escudos Heráldicos de Don Benito" (siglos XVI-XIX), Don Benito, 2006-.

En un principio, y durante mucho tiempo, fue la heráldica un arte esencialmente práctico, pero, a partir del siglo XVIII, y mucho más en la actualidad, a medida que el interés práctico fue disminuyendo, la heráldica se fue convirtiendo en una ciencia auxiliar de la historia, haciéndose poco menos que imprescindible al historiador, arqueólogo o biógrafo.

Los orígenes de Don Benito, aldea del Condado de Medellín, se pierden entre la leyenda y los pocos datos históricos que, hasta el día de hoy, se conocen.

Las figuras que aparecen en el escudo, nos trasladan al año 1707, cuando durante la Guerra de Sucesión Española, en Don Benito se formó una compañía de 300 hombres, a expensas del Municipio, que se unió a las fuerzas de Felipe V, bajo el mando del marqués de Bay, para la conquista de Trujillo. Esta guerra la ganó el rey, quién, en reconocimiento a este "favor" y el pago de:

"…ofrecéis servirme con cuatro mil ducados de vellón, (o como la mí Merced fuese…) y …42.187 maravedís de vellón y la misma cantidad debéis de satisfacer de quince en quince años perpetuamente…"

Le fue concedido a nuestra Ciudad, el 13 de Julio de 1735, el Título de Villa:

"… para que se le eximiese y sacase de la Jurisdicción de la Villa de Medellín y sus Alcaldes ordinarios/ …y os doy y concedo licencia, facultad y poder para nombrar dos Alcaldes ordinarios, de la Hermandad, cuatro Regidores, Procurador Síndico, Mayordomo de Propios, Escribano de vuestro Ayuntamiento, y todos los demás oficios que fueren necesarios para vuestro gobierno… y que podáis poner horca, picota y cuchillo y otras insignias de jurisdicción que se acostumbra en otras Villas…". Acabando así con el sometimiento a los condes de Medellín e independizándose de este Condado.

En el actual escudo de Don Benito, los muebles, armas y divisiones permanecen en igual forma que en el tradicional, porque la base histórica es la misma, aunque ha sufrido un cierto cambio, debido a su ejecución conforme a las normas heráldicas, cambiando sólo su diseño, pero no su significado.

El castillo y la palmera que aparecen, hacen referencia al castillo de Trujillo y se introducen en la armas de la ciudad en conmemoración a la toma de esta población durante la citada Guerra de Sucesión.

En la parte inferior o campaña aparecen unas llaves de oro cruzadas en aspas, que algunos estudiosos atribuyen a la concesión del título de ciudad dado por Isabel II en 1856, si bien estas llaves aparecen en el escudo en fechas anteriores.

Al timbre o parte superior, corona real cerrada, de oro y engastada de piedras preciosas, de gules, sinople y azur; forrada de gules. No obstante, en el bienio 1873-74, durante la 1º República, la corona Monárquica fue cambiada por una corona Mural Republicana (muro y almenas de castillo en semicírculo).

Los esmaltes del escudo significan: el color azur o azul recuerdan el deber de asistir con prontitud al rey que lo otorgó; y el rojo o de gules, la obligación de proteger al oprimido ante las injusticias.

Proveedores

Gobierno Abierto

pie